Que penita, ayer pasando por Paseo Marítimo vi que la Heladería Diva había colgado el cartel de «local disponible», con lo que tristemente pasa a formar parte del listado del cementerio cafetero.